El regalo. Bullying en la pantalla grande

Fotograma de El regalo

Fotograma del tráiler de El regalo

El polifacético Joel Edgerton ha debutado en la dirección con el thriller El regalo. La verdad es que para mí hubiese pasado sin pena ni gloria si no fuese por un pequeño detalle que me tiene escamada desde que la vi. En el filme, un matrimonio es acosado por un antiguo compañero de instituto del marido y, sorpresa, sorpresa, ¿por qué les acosa? Atención spoiler que se ve venir desde el minuto uno: porque el marido le hacía bullying en su época estudiantil.
Me hubiese parecido bien la historia de venganza si Joel Edgerton –que también es el guionista de este “regalo”– no hubiese puesto tanto empeño en que sintamos compasión por el personaje de Jason Bateman y hubiese tratado con un poco de empatía a su propio personaje. ¿Qué pretende Joel Edgerton convirtiendo a la víctima en verdugo y al verdugo en la víctima de la que nos tenemos que compadecer, cuyas acciones en el pasado parece estar lejos de condenar? Este es el aspecto que más chirría de toda la película: da la sensación de que lo que intenta es justificar el acoso escolar, que en el instituto a Gordon se le llamase Gordo el Rarito (Gordo the Weirdo) porque estaba loco previamente; “como todos a los que hacen bullying”, parece estar implícito.
No sé vosotros, pero yo ya estoy cansada de que –sin querer, quiero pensar– sigan dando coba a la idea de que aquellos que son diferentes, los que sufren bullying, van a acabar haciendo lo mismo que sus agresores. Ni es la primera película ni será la última en mantener esta especie de estereotipo que no hace bien a nadie. Como ya he dicho antes, lo único que hace esta conducta es reforzar la idea que tienen algunos de que los acosados tienen algún problema mental previo, de que el bullying está en parte justificado, y no es así.
El acoso escolar o bullying es un tema que no se trata tan en serio como se debería. Estudios de Save The Children alertan de que en torno al 9,3% de los adolescentes españoles sufren actualmente acoso escolar en su forma más tradicional, que aumenta si tenemos en cuenta también el ciberacoso. Cuando los informativos recogen una noticia referente al bullying, hay que tener en cuenta que no es un caso aislado y de que el acoso escolar no consiste en “poner motes”. El acoso escolar es violencia intencionada y recurrente; ni los agresores son angelitos que no saben lo que hacen ni se contentan con hacer sufrir a los demás una sola vez. Lo más grave del bullying, en mi opinión, es el silencio que lo rodea, ya no solo por parte de los alumnos que lo presencian sino por parte del propio centro donde tiene lugar el acoso.

twitter bullying

Sondeo hecho por mí (disponible aquí)

Aunque el Consejo de Ministros haya decidido incorporar una serie de medidas para educar a los profesores en el tema, en mi experiencia los centros escolares no han actuado ni aun siendo notificados explícitamente. De hecho, se ha llegado a abrir un expediente a los centros por este motivo justamente , lo cual apoya lo que yo ya he visto y ha confirmado mi sondeo en Twitter (10 de 11 personas confirmaron que el centro escolar no actuó en el caso de bullying presenciado). Además, el único amago de medida que he visto yo se produjo tras una pintada en la fachada; es decir, cuando el problema no era visible únicamente para los alumnos.
El bullying es un problema que sufre la sociedad a escala global, y con películas que echan la culpa del acoso a la víctima o justifican el maltrato no se hace más que agravar un problema que ya de por sí es suficientemente grave. Por eso mismo, El regalo tiene un lado positivo y otro negativo: por una parte, da un poco de visibilidad al tema aunque, por otra parte, no lo trata de una forma en que se denuncie claramente la situación.

 

Anuncios

2 comentarios en “El regalo. Bullying en la pantalla grande

  1. Estoy totalmente de acuerdo con tu opinión sobre el tema, pero además me gustaría añadir que otra característica que me hace estar en contra de esta película.
    Ya es malo de por sí que se intente justificar cualquier tipo de bullying, pero sobre todo no me gusta que propongan la “venganza” como un tipo de solución válida. Siempre he estado en contra del “ojo por ojo”, y precisamente creo que muchos niños que sufren bullying creen que deben defenderse ellos solos o encargarse del problema por su cuenta, lo que evita que pidan ayuda a otras personas que sí podrían resolver el conflicto.
    No creo que películas así sean las más indicadas para visibilizar el bullying, pero creo que estamos avanzando mucho con respecto al tema simplemente al hablar de ello. Por algo se empieza.

    Me gusta

    • Exactamente: el cine, en su clásica línea de venganza en cualquier película de acción o thriller, siempre tiende a valerse de esta excusa para plantear sus premisas. Todos sabemos que la venganza nunca es buena, pero aplicada al caso del bullying en ciertos casos (puntuales para todos los casos de bullying que hay, pero igualmente ahí están, en parte por esta idea épica del cine) ha desembocado en ataques armados en escuelas.
      Aunque es cierto que lo mejor es pedir ayuda a los demás, que muchos centros escolares ignoren deliberadamente a las víctimas no hace más que reforzar la idea de que, si quieres justicia, tienes que imponerla tú mismo. Por eso mismo debería haber una mayor implicación por parte de las escuelas.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s