CITIZEN FOUR: Si vas contra el Gobierno, estás perdido

Hace ya casi un mes, Edward Snowden volvió a aparecer frente a los medios, en concreto, ante El Objetivo, programa español emitido por La Sexta, para reafirmar lo que ya dijo hace más de dos años: todos y cada uno de nosotros estamos constantemente vigilados.

Edward Snowden filtró en 2013 numerosos datos pertenecientes a la NSA (Agencia de Seguridad Nacional de los EEUU), lo cual implicó la revelación de la constante vigilancia realizada por el Gobierno de Estados Unidos sobre cualquier persona del mundo, desde brasileños a ingleses, pasando por nuestro país, España. A pesar del enorme esfuerzo realizado para lograr esta filtración de un procedimiento que vulnera los derechos humanos de todo individuo vigilado, es decir, de miles de millones de personas, está siendo castigado por ello, mediante una ley proveniente de la Segunda Guerra Mundial, que lo clasifica como un espía y no le da posibilidad de defenderse.

Esto me hace pensar acerca de todos los delitos cometidos día a día. ¿Realmente todos somos iguales ante la ley, como así indica el artículo 14 del Título 1 de la Constitución Española? Está claro que no, pues además del caso de la Casa Real en nuestro propio país – el Rey no responde ante los actos que realiza, sino que según el artículo 64.2. del Título II de la Constitución Española, “de los actos del Rey serán responsables las personas que los refrenden” -, también hay diferenciación entre cada individuo según el delito que cometa. Con esto me refiero a que, si cometes un delito relacionado con otro individuo que se sitúe al “mismo nivel” en el que tú te hallas, incluso en el caso extremo de llegar a la violencia con dicha persona, no habrá tan graves consecuencias como si decides realizar la misma acción contra un funcionario del Estado, lo cual aumenta según el rango de este. Por ejemplo, es comprensible que, si desobedeces cierta orden frente a un policía, en el caso de que sea razonable y derivada de algo realizado previamente, se trate de un delito. Sin embargo, si este mandato supera su jurisdicción, no debería ser tan difícil incumplirlo y posteriormente recurrirlo mediante abuso de la autoridad. Frente a lo que la mayoría de personas encontramos lógico, lo cual sería la igualdad ante la ley – y no igualdad ficticia -, en muchos casos, como el de Snowden, el poder se impone ante este principio básico y manipula la ley según su interés. Todos nosotros debemos tener en cuenta esta situación, aunque es cierto que, en numerosas ocasiones, poco podemos hacer los ciudadanos de a pie sin ayuda de alguien que sea capaz de influir en el cambio real, pues por muchas protestas que se realicen, a no ser que nos unamos frente a esta situación o alguien con potestad de llevar a cabo una modificación de lo que sucede se una a la causa, es poco probable lograr algo frente a ello.

Por todo, muchas gracias, Edward Snowden. Has prendido la llama de un gran hilo de pólvora, que logrará alcanzar finalmente su objetivo y estallar frente a las injusticias y la no-privacidad.

9161328604_8f4c95d4ab_o

Edward Snowden (Créditos a Elena Polio).

Anuncios

Un comentario en “CITIZEN FOUR: Si vas contra el Gobierno, estás perdido

  1. Pingback: Desarrollo sostenible: ¿real o no? | Repositorium

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s