Rozando la inmortalidad

capilla-sixtina

‘En 2045 el ser humano será inmortal’. Al venezolano José Luis Cordeiro, profesor de la Singularity University de Silicon Valley, no le tiembla la voz al asegurar que dentro de aproximadamente treinta años, el ser humano ya no necesitará preocuparse por la ‘enfermedad’ más terrible e irrefrenable de todas: el envejecimiento. Y es que Cordeiro no dudaría en poner la mano en el fuego por los extraordinarios avances tecnológicos y científicos de los que la humanidad será testigo dentro de muy pocos años, sino es que lo está siendo ya en estos mismos momentos.

Pero, ¿cómo es posible alcanzar la inmortalidad? Desde que éramos pequeños, hemos percibido un mundo finito lleno de recursos que, en su mayoría, eran limitados. De forma inconsciente, la vida y la propia sociedad nos han convencido de que, efectivamente, la muerte era algo natural e inevitable. Incluso el mismísimo planeta tierra se destruirá algún día, o en todo caso, sufrirá una drástica transformación. Absolutamente todo cambia, todo está en movimiento. Es quizás por eso por lo que el ansiado fenómeno de la inmortalidad parece tan irreal e inalcanzable.

La gran novedad en este aspecto es que, de hecho, la inmortalidad ha sido finalmente demostrada como factible. Paradójicamente,  reside en uno de los fenómenos más destructivos y mortales para el ser humano: es una cualidad intrínseca al cáncer. ¿Cómo nos podemos explicar esto? Cómo todos sabemos, la cura del cáncer aún está por descubrir, hecho ya de por sí insólito si tenemos en cuenta el gran boom tecnológico y científico que, como menciona Cordeiro, ha estallado a nuestro alrededor en los últimos tiempos. No se barajan más que hipótesis-en vez de teorías correspondientemente contrastadas-a la hora de tratar de resolver el problema de cómo una célula ‘normal’-mortal, perecedera-de un organismo humano se logra convertir de buenas a primeras y sin causa aparente en una célula cancerígena. Y es justo en esta donde reside la clave la de la inmortalidad: las células ‘malignas’ del cáncer son mortales precisamente por su capacidad de multiplicación infinita. Porque son inmortales. Esta es la razón por la que muchos investigadores tratan de obtener la ansiada cura del cáncer sin descanso: dicho hallazgo no solo constituiría la victoria final del ser humano sobre una de las enfermedades más peligrosamente extendidas y mortales de nuestros días: supondría, ni más ni menos, el primer paso hacia una nueva era en la que, como mínimo, el ser humano podría alargar su vida alrededor de 40 años más.

De hecho, la búsqueda de la expansión de la esperanza de vida de una especie no solo ha sido abordada desde el interesante punto de vista de las células cancerígenas. Recientemente, la prestigiosa  Methuselah Foundation ha otorgado el Methuselah Mouse Prize a los miembros de una investigación que lograron rejuvenecer y alargar la vida de los ratones con lo que experimentaban.

Para dicho estudio, se basaron principalmente en la restricción calórica (en adelante, CR), o ‘consumo de menos calorías evitando la desnutrición’. Su objetivo principal era demostrar que, efectivamente, con la CR se podría decelerar el envejecimiento y el desarrollo de enfermedades relacionas con la edad.

Comenzaron el estudio dividiendo a los ratones (de 19 meses) en dos grupos. A los que conformaban el primero les sometieron a la CR, mientras que los ratones del segundo grupo se alimentaron a base de una dieta ‘normal’. A los dos meses, el tiempo medio hasta la muerte del grupo ‘CR’ se incrementó en un 42% . Es decir, sus vidas aumentaron una media de 4,7 a 6 meses.

Entre los meses 21 y 31, el porcentaje de mortalidad asociado a la edad decreció 3,1 puntos (P<0’001). Destacan especialmente los rápidos efectos que esta CR tuvieron con respecto  a la carcinogénesis: los ratones de ambos grupos tenían tumores, y de hecho la gran mayoría fallecieron finalmente por esta causa (los porcentajes son similares en ambos grupos, un 89,3% de los de la dieta ‘normal’ y un 90,6% de los del grupo CR). Sin embargo, llama la atención que, como se señala en el gráfico más adelante, a pesar de que en ambos grupos estaban enfermos de cáncer, este factor no impidió que los ratones del grupo CR alargaran su vida un 42% más, llegando algunos a vivir hasta 46 meses.

A partir de los 31 meses, el CR sigue dando resultado: de 37,6 meses la vida media de los ratones aumentó a 43’6 (aprox. 6 meses). Este fenómeno fue de gran relevancia para la investigación, ya que logró demostrar  que el CR aplicado a una edad relativamente temprana (19 meses) tiene exactamente los mismos efectos que si es aplicado a una edad mucho más tardía (31 meses). Además, también quedó vigente la rapidez con la que actúa la CR: estaba haciendo efecto en los genes de los ratones tan solo dos meses después de comenzar a ser aplicada.

tabla 4

En este gráfico, se compara la evolución de dos grupos de ratones: los que siguieron la CR (azul), y lo que, en cambio, siguieron una dieta ‘normal’ (círculos rojos). Así, queda ilustrado el rotundo éxito de dicha investigación, ya que se demuestra de manera inequívoca que la expansión de la esperanza de vida de una especie a través de la restricción de calorías en la dieta es perfectamente factible.

Siguiendo la línea de investigación de este estudio, no puedo evitar que me venga a la cabeza un libro que causó una gran controversia y se convirtió en best-seller desde la primera edición de su publicación en 2005: La enzima prodigiosa. Acompañando al título en la portada pueden leerse sorprendentes máximas como ‘Una forma de vida sin enfermar’ o ‘La dieta del futuro que evitará las enfermedades cardíacas, curará el cáncer, detendrá la diabetes tipo 2, combatirá la obesidad y prevendrá padecimientos crónico degenerativos’.

En un principio parece una dieta más del montón, pero si profundizamos en la investigación de su autor, el doctor Hiromi Shinya, descubrimos que, además de ser conocido por sus avances en el campo de la cirugía colonoscópica, también ha logrado curar numerosos casos de cáncer gracias a sus dietas, que coinciden en el ‘estudio de los ratones’ en que también están basadas en un una fuerte restricción de calorías, con el objetivo en este caso de mantener vivas y fuertes a unas enzimas especiales cuya existencia Shinya postula, las denominadas ‘enzimas madre’. Esta gráfica de sectores es un ejemplo de la Dieta por la que apuesta en su primer libro:

dieta shinya

Todo está relacionado: las dietas recomendadas por el doctor Shinya y aquella basada en la restricción de calorías administradas a los ratones de laboratorio están demostrando ser el primer paso hacia la victoria sobre la extraordinaria resistencia y multiplicación de las células cancerígenas, hacia el control de un poder cuyo origen y causas desconocemos y que desde luego, no estamos preparados para poseer.

El número aproximado-no se sabe con certeza el exacto-de personas en el mundo a día de hoy es de 7.229.916.048. La tasa de natalidad en el año 2014 (el año más reciente del que se publicaron datos poblacionales) fue de 18,7/1000 habitantes, mientras que la tasa de mortalidad de ese mismo año fue de 7,89/1000 habitantes y la tasa de crecimiento a nivel mundial, de 1,06/1000 habitantes. Paradójicamente, el hecho de que las tres tendencias mencionadas hayan ido disminuyendo los últimos dieciséis años ha tenido la consecuencia de que la población no ha cesado de aumentar desde entonces. Nos hallamos, por tanto, ante una situación en la que cada vez hay menos nacimientos, muertes y dinamismo.

En este estancamiento temporal en el que intuitivamente nos encontramos, ¿qué consecuencias tendría el descubrimiento de la expansión de la vida de algunos seres humanos, o incluso la inmortalidad? En primer lugar, dudo que dicha ‘cura’ se repartiera equitativamente. África siempre será África, y Europa siempre será Europa. Muy probablemente surgirá una nueva moneda de cambio más potente que el dinero y mucho más significativa y vinculada al ser humano: el tiempo.

Los grandes avances tecnológicos  científicos, ¿a dónde nos están conduciendo? La humanidad va a bordo de un gran barco que se dirige atropellada y velozmente hacia la más radical de las transformaciones vividas hasta ahora. Estamos siendo testigos del comienzo de una nueva era.      

Desarrollo sostenible: ¿real o no?

Según la definición de la Real Academia Española, el desarrollo sostenible es el que se puede mantener durante largo tiempo sin agotar los recursos o causar grave daño al medioambiente. Sin embargo, esto sólo se trata del medio para alcanzar el fin: asegurar el futuro de la humanidad. Por esta razón, deberíamos preguntarnos si estamos avanzando hacia el desarrollo sostenible y si es realmente posible llegar a él.
Para ello, evaluaremos algunos de los diecisiete objetivos propuestos por la Organización de las Naciones Unidas el 25 de septiembre de 2015 con vistas hacia los próximos quince años, es decir, hasta 2030. Dichos objetivos son los siguientes:

Objetivos ONU

Comenzando por el primero, la pobreza se encuentra en una progresiva disminución a nivel global desde principios de los años 90. Según un estudio de octubre de 2015 perteneciente al Banco Mundial, el número de trabajadores con ganancias menores a $1,91 al día (lo que equivale aproximadamente a 1,70 €) se ha reducido en más de mil millones de personas en 22 años. Si continuara descendiendo al mismo ritmo, en 2030 la población bajo este umbral de pobreza habrá desaparecido casi por completo. Sin embargo, si observamos la situación por zonas, nos damos cuenta de que esto no sucedería en todos los países. Por ejemplo, en África subsahariana esta cantidad aumentará hasta el medio millón si no se toman medidas para evitarlo (gráfico bajo el párrafo). Esto nos lleva a una clara contradicción, pues parece que no se tiene en cuenta la situación de ciertos países en específico para realmente evaluar el contexto en el que nos hallaremos dentro de algunos años. Se debe asumir también que a veces hay picos de pobreza, pero para disminuirlos realmente y si se quiere alcanzar el desarrollo sostenible, se debería intentar equilibrar a todos los países, ayudando a los más desigualados en la balanza. En la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible aparecen diversas acciones guiadas hacia la erradicación de la pobreza y, a su vez, del hambre, la carencia de educación y la falta de bienestar y salud.

Situación mundial VS ÁfricaAcerca de la igualdad de género se están realizando enormes progresos. Un claro ejemplo es el logro de la equidad en la educación primaria en dos tercios de los países desarrollados. Sin embargo, el porcentaje de mujeres trabajadoras fuera del sector primario en regiones de África, entre otros lugares, es aún insuficiente, manteniéndose en un 20%. Este quinto objetivo se propone diversas y relevantes metas, como el fin de la discriminación al género femenino en todos los ámbitos y la equidad en las oportunidades laborales y de liderazgo independientemente del género, lo cual se ha comenzado a realizar también mediante campañas externas a la ONU, como He for she.

Beth Scupham (Objetivo 5) Como el otro pero con esto al final - bWsqhR.jpg

No somos tan diferentes. Por Beth Scupham.

Con el octavo objetivo, se pretende luchar contra el desempleo y el trabajo denigrante y la explotación. La Agenda 2030 pretende el pleno empleo para entonces, aunque desde nuestra perspectiva actual se ve complicado, por el simple hecho de que el mundo se está recobrando de una larga crisis económica. Como vemos en el gráfico inferior, el número de desempleados – incluyendo sólo a personas activas en la búsqueda de trabajo – ha aumentado en los últimos años de manera notable (en concreto, en casi 40 millones de personas, un incremento del 10%). Aunque se puede deber a la recesión que acabamos de pasar, será difícil erradicarlo completamente en tan solo quince años. Como obstáculo añadido a superar, la mitad de los países considerados por la ONU como “menos desarrollados” se encuentran en una situación frágil o conflictiva, lo que les sitúa en una posición de desventaja en su evolución respecto al resto.

Número desempleados a nivel mundial
Relacionado con el anterior punto, encontramos el objetivo dieciséis, el cual requiere la consecución de la paz y la justicia a nivel global. No obstante, hoy en día nos hallamos en un contexto en el que la paz global no existe e incluso está herida de gravedad. Esto se debe a la guerra en los países al este de Europa, que se está extendiendo por el mundo con el aumento del radicalismo y del terrorismo – para quien le interese ampliar información, una joven ciudadana turca nos expone la situación en la que se encuentra su ciudad, Estambul, aquí. En lo que a justicia se refiere, aún no se ha logrado la igualdad ante la ley ni siquiera en los países considerados como desarrollados. Por lo tanto, ambas necesitan aún muchas mejoras, a pesar de que deberían ser una base estable  y fija para la humanidad.

Michael Coghlan (Objetivo 16) https(Dos puntos, barra, barra)flic.kr(barra)p(barra)df4vu5.jpg

La balanza de la justicia. Por Michael Coghlan.

Por último, pero no menos importante, dentro de este plan de desarrollo sostenible hay numerosos puntos dedicados a salvaguardar nuestro planeta (objetivos número seis, siete, once, doce, trece, catorce y quince). Independientemente de que traten sobre el agua de ríos y océanos o sobre los bosques, pasando por la ciudad y el consumo sostenible, todas estas metas buscan, en último término, garantizar el futuro de la Tierra. Dentro de la amplitud de este tema, me centraré en la evolución de la calidad del aire a nivel mundial y los nuevos componentes contaminantes y tóxicos que nos afectan a todos los seres vivos simplemente con realizar un gesto tan simple e involuntario como respirar.

Emisiones contaminantes
Así pues, el gráfico que se halla sobre este párrafo nos indica las emisiones de diversos componentes tóxicos a la atmósfera desde 2006 hasta 2012. A la izquierda vemos las unidades de medida sobre las que se distribuyen los gases fluorados, el N20 y el CH4. A la derecha, aparecen las del CO2, en amarillo anaranjado. A pesar de que se hallan a distintos niveles de emisión, pues unos aparecen más habitualmente en la atmósfera que otros, se observa claramente una tendencia al alza en todos ellos, aunque esta es más tenue en el N2O y el CH4. Este aumento se está produciendo de una manera demasiado rápida para la Tierra, que no puede asimilar el exceso de contaminantes. Así pues, se produce un agravamiento del efecto invernadero, haciendo que la temperatura terrestre se eleve. Además de perjudicar al planeta, estas emisiones dañan a los seres vivos que lo habitan, incluidos nosotros, los seres humanos, que nos vemos expuestos a tóxicos de forma continua, lo cual provoca o empeora problemas pulmonares. El objetivo de la ONU frente a ello es mejorar la calidad del aire y reducir el impacto ambiental negativo de las ciudades. Sin embargo, si la tendencia continúa siendo positiva, nunca llegará a cumplirlo.

7 Contaminación El Escorial.jpg

Por un Madrid sin contaminación (para ver el nivel de calidad del aire en Madrid en tiempo real, aquí).

Después de evaluar los diversos puntos expuestos por las Naciones Unidas, nos percatamos de que se producen algunas contradicciones (como en el ejemplo de la pobreza, donde los datos de África aumentarían, aunque la pobreza mundial supuestamente sería erradicada) y que realmente, aunque probablemente estemos en el buen camino para asegurar el futuro de la humanidad, aún queda mucho por recorrer y otro tanto por corregir. Durante este metafórico viaje – el cual probablemente dure bastante más de los quince años propuestos para los objetivos -, toda la humanidad debe permanecer unida frente a las injusticias y, de esa forma, cumplir uno por uno los diecisiete objetivos de la Agenda 2030, creada por la ONU pero dirigida a todos y cada uno de los habitantes de este planeta.

Situación en Turquía: una nueva perspectiva.

La situación turca no puede ser más delicada. En la actualidad, sus ciudadanos viven bajo la amenaza de un ataque terrorista. Además, Turquía es la encargada de acoger a los numerosos refugiados que llegan a Europa en busca de asilo de manera irregular, debido al acuerdo realizado el 18 de marzo de este mismo año. Acerca de ambos temas nos habla Asya Pamukçu, una ciudadana de Estambul, la ciudad turca más poblada.

Pregunta: ¿Cuántas noticias te llegan acerca de la situación actual en tu país? ¿Sientes que te está siendo ocultada cierta información?
Respuesta: Siempre trato de prestar atención a las noticias de diversos canales para ser objetiva, a pesar de que me he dado cuenta de que dichos canales cuentan una misma historia de diferentes formas. Existe una creencia de que ciertos medios de comunicación turcos son dirigidos por el Gobierno y por ello tratan al AKP (Partido de la Justicia y el Desarrollo) de una manera amigable. Así que, obviamente, esto deteriora la objetividad de dichos medios.
Además, la censura siempre ha sido un asunto a tratar en Turquía. Hace un par de años, nuestro país ha observado cómo arrestaban a periodistas y escritores. También hemos vivido con Youtube, Twitter o Facebook inhabilitados temporalmente. En estas condiciones, no creo que se nos esté dando información suficiente acerca de lo que está sucediendo. Ellos tienen que estar ocultando algo.
Y, según el informe de Freedom House, Turquía ha sido catalogada como “no libre”. Así que la respuesta a tu pregunta es… ¡sí! ¡Están ocultando información!

P.: ¿Cuál es tu opinión acerca de la situación en la que se hallan los refugiados? ¿Los has visto personalmente o sólo a través de los medios de comunicación?
R.: Mi experiencia con los refugiados no se limita simplemente a la información dada a través de los medios. Puedo afirmar que se han convertido en parte de mi día a día. Los veo continuamente en la calle, ya sea en mi camino hacia el metro, mi casa o la escuela. Especialmente son mujeres con niños, en el suelo, acatarrados… Es desgarrador.
Me gustaría mencionar a la mujer con dos hijas. Siempre las veo en la misma calle, el mismo lugar, la misma posición… No hablan, simplemente pasan todo el día allí sentadas. A veces veo a la madre alimentar a su bebé con zumos que cuestan menos de un euro, a pesar de que el bebé es demasiado pequeño y aún necesita tomar comida específica y beber leche materna. La manera en la que viven debería avergonzar a la humanidad.
A muchos habitantes de mi país les afecta o les molesta que los refugiados estén allí. Sé que no parece apropiado ni correcto, pero, ¿qué pueden hacer si el Gobierno no les ayuda? Ellos no tienen la culpa.
Necesitamos tener empatía… En especial nosotros, los turcos, después de todas las explosiones que han sucedido hasta ahora. Nos podría haber pasado a nosotros. Podríamos encontrarnos en su misma situación. Algunos países situados al este de Turquía se han convertido en una zona de combate, por ejemplo, ciertas áreas de Siria.
Nos hallamos en una guerra de la que no somos conscientes.

pixelizada

Imagen de la mujer mencionada y una de sus hijas, por Asya Pamukçu. En el cartel, aparece escrita en turco la frase Soy siria, ayudadme, por amor de Dios (Allah).

P.: ¿Qué opinas sobre la decisión de Europa de enviar a los refugiados que llegan de manera irregular a Europa a tu país a cambio de traer otros de manera legal?
R.: Para ser honesta, esta pregunta me produce un conflicto entre dos ideas.
La primera, Turquía no es una tienda de segunda mano. No puedes dejar allí a “los malos” y seleccionar a “los buenos” simplemente por el hecho de que parezca que tienes algo. Es una metáfora, no sé cómo explicarlo mejor.
La segunda, Erdogan, nuestro presidente perteneciente al AKP, parece desear ser el líder de Oriente Medio, como sucedió con el Imperio Otomano. Nunca sabes lo que Erdogan piensa… debe estar haciendo planes para su propio bien. Pero, a causa de esto, tanto nuestros impuestos como la población aumentan, mientras que las oportunidades laborales disminuyen. No sé si esto afectará a la economía o quizás al nivel de vida, pero Europa le va a dar 3’5 millones de euros y me pregunto si se van a invertir realmente en los refugiados.
Además, los países europeos y sus líderes son los más comprensivos y tolerantes. Todo el mundo quiere vivir allí. Estoy segura de que, si los refugiados pudieran elegir, preferirían estar allí que en Turquía. Pero Europa está mirando por su propio bien, ya que teme que, al incrementar la cantidad de refugiados acogidos, su nivel de vida disminuya. Europa no se arriesga. Tienen principios. Ojalá nosotros tuviéramos también…

 P.: ¿Crees que los refugiados permanecerán recluidos durante mucho tiempo en tu país?
R.: Tenemos el mayor porcentaje de población siria. En realidad estamos repartiendo su raza a diferentes países. Y esto puede provocar revueltas que se extiendan por la ciudad y el país a lo largo del tiempo. Ellos querrán mejorar su nivel de vida, y están en su derecho. Así que no creo que los campos de refugiados duren mucho tiempo…

P.: Cambiando de tema, pasamos a hablar sobre terrorismo. ¿Cómo te sientes acerca del terrorismo y el radicalismo hoy en día? ¿Y especialmente en Turquía?
R.: Mi país ha visto y sigue viendo morir a muchos soldados debido a los ataques terroristas al este de nuestro país. No fue un problema de toda Turquía hasta que se extendió a la ciudad y al oeste del país con la muerte de mucha gente inocente que simplemente estaba paseando por la calle. Todo empezó en Ankara. Estambul fue la siguiente.
En el Oeste nunca habíamos visto tanto terror. Era más sorprendente y terrorífico para nosotros por la elevada y multicultural población de la ciudad. En los primeros momentos, Turquía aumentó al máximo las medidas de seguridad, pero parece que la situación se normaliza, porque no hay ataques desde hace tiempo. Aun así, el terrorismo es una vergüenza para la humanidad.

P.: ¿Cómo has vivido los ataques terroristas en tu ciudad?
R.: Con el primer ataque en  Sultanahmet estábamos aterrorizados. Nunca había sucedido tan cerca. Ahí te das cuenta de que nunca lo entiendes si no ocurre cerca de ti o si no te pasa a ti. Nuestra familia nos advirtió de que evitáramos los lugares repletos de gente o los turísticos, incluyendo estaciones y metro. Así que toda nuestra vida giraba alrededor de que algo sucediera.
Entonces, hubo una segunda explosión en Taksim, mucho más cerca del lugar en el que yo vivo. Fue aún peor porque ya no soportábamos ver gente muerta, noticias de fallecimientos, falsas charlas políticas, mentiras, promesas que no se cumplen… Casi nos quedamos sordos a causa de las excesivas noticias que nos llegaban. Nuestros corazones sangraban. El mío aún lo hace.
Pero lo peor de todo es que nos estamos acostumbrando. Eso es lo peor. No quiero olvidar nada sobre lo que pasó, recuerdo que estábamos asustados de salir a la calle. Fue el primer ataque terrorista que he vivido desde que nací. Tuvimos que llamar a nuestros padres para decirles que seguíamos vivos. Esos días fueron muy duros. Pero no sabemos si irá a peor o si lo hemos pasado ya. No tenemos ni idea.

P.: ¿Crees que los ataques van a disminuir o a aumentar?
R.: Parece que están decreciendo, porque hace tiempo que no sucede nada. Pero, como he dicho, no tenemos ni idea. O al menos, yo no lo sé. Sin embargo, no creo que vayan a disminuir. Erdogan no se lleva bien con los países, los líderes o la gente, y no creo que sea leal ni respetuoso con ninguno de ellos, así que no tiene la posibilidad de llegar a una solución.

P.: Y, finalmente, ¿crees que hay una solución para Europa, Turquía y los países de los que provienen los refugiados simultáneamente?
R.: Con un mundo basado en el egoísmo y las mentiras, no soy capaz de pensar en una solución para todos nosotros. ¿Qué piensa y quiere cada uno? Pero si estás pidiendo mi opinión, sólo quiero ser considerada como igual. Vivo en un país de creencia islámica en su mayoría, no quiero ser tildada de terrorista ni que la gente cree sus propias etiquetas. Todos hemos visto cómo los famosos “rezaban” cuando sucedieron los ataques terroristas en Francia y Bélgica, pero no lo hacen por nosotros. No por los países islámicos. Sí, es cierto que aquí suceden de una manera más habitual pero no debería importar si eres una persona que se preocupa de la paz del “mundo” por igual. Porque el mundo se compone de numerosos países, no solo de los que son poderosos o conocidos.
He dicho también cosas malas acerca de mi gobierno, trato de ser objetiva. Nunca he querido traicionar a mi país a causa del pánico, mudándome a otro país europeo como muchos otros han hecho. Todos nosotros tenemos antepasados que murieron luchando por este territorio. Estamos pasando por una mala época, pero se solucionará, al menos debería hacerlo. Para todos nosotros, para los líderes mundiales: la empatía es la solución, la humanidad, el optimismo son la solución.

IMG-20160503-WA0019

Estambul, por Asya Pamukçu.

ÉL POR ELLA

Esta campaña trata de hombres que apoyan a mujeres y mujeres que apoyan a hombres para alcanzar en conjunto la igualdad de género. Esas fueron las palabras con las que Emma Watson, conocida por su exitoso papel en la saga de Harry Potter y por su lucha feminista, explicaba lo que pretende lograr la campaña de Naciones Unidas He for She (él por ella). A través de la entrevista que la actriz inglesa ha realizado a varios diseñadores de la industria de la moda (Jonathan Saunders, Bella Freud, Stella McCartney y Erdem Moralioglu) se ha querido reivindicar que todavía existe el racismo y el sexismo en este ámbito, algo que se aprecia de forma especial en las diferencias salariales. Al grito de “no queremos que nos salven, queremos que nos incluyan” Emma Watson ha subrayado la importancia de superar esas barreras que separan a hombres y mujeres para crear una nueva sociedad que se apoye en valores distintos a los actuales o a los de tiempos pasados.

I

Es en la ya mencionada campaña He for She donde se pretende reforzar el conocido feminismo, que como dice Watson, no es más que un intento de implantar la igualdad. El lema de esta acción iniciada desde Naciones Unidas reza: “lo que nos une es más fuerte que lo que nos separa” e invita a involucrarse en la labor de establecer la igualdad entre géneros. De hecho, ya son 1,304,141,084 las actividades llevadas a cabo o las decisiones tomadas con el fin de lograr este propósito. Y los números aumentan día tras día, puesto que la concienciación  de los ciudadanos, tanto hombres como mujeres, en la lucha por la equidad es un hecho y no meras palabras o fachadas.

Una de las historias que recoge esta página oficial es la de la activista keniana Erick Matsanza. Su voz representa a todas aquellas madres, hijas, esposas, hermanas… que rompen con lo establecido vistiendo prendas escotadas o luciendo las piernas. Este pequeño gesto supone un auténtico riesgo en un país en el que el acoso en las calles es habitual y frecuente. Combatir estos comportamientos déspotas es mi objetivo, y para ello he creado la etiqueta #mydressmychoice (“mi vestido, mi decisión”), un hashtag que ya se ha apoderado de Twitter, dice Erick Matsanza. Este es el primer paso para lograr la libertad e independencia de la mujer. Si le preguntásemos cómo nació la idea, ella contestaría: llevo tiempo reivindicando el impacto que la mujer ejerce en la sociedad por medio de su creatividad, un poder que no siempre los hombres han reconocido. Sin embargo, desde que en un pequeño acto de rebeldía publiqué una fotografía mía llevando una minifalda son muchos los que se han sumado a esta iniciativa y ya cuelgan fotos similares en las redes. Todo gran cambio parte de este tipo de guiños.

tumblr_nn8afboqEZ1u8bhvmo1_500

Sin embargo, el sexismo y la falta de respeto ante las decisiones de la mujer no solo forman parte de la rutina de países en vías de desarrollo, también en nuestra tolerante y cercana forma de vida somos espectadores de la desigualdad entre sexos. Llegado a este punto es cuando procedemos a analizar las campañas publicitarias de Tom Ford o Dolce & Gabbana. En ellas se aprecia el cambio que ha tenido lugar en la estrategia de venta, pues nos encontramos ante consumidores que se sienten atraídos por la polémica, el escándalo y la transgresión. Hipnotiza lo prohibido, y el erotismo exacerbado (guardando siempre un punto chic, elegante y bien cuidado) se torna el protagonista de los anuncios de varias empresas internacionales. Aparecen así imágenes como las siguientes, imágenes que cumplen con los requisitos mencionados y que a pesar de ser bastante explícitas, invitan a emplear la imaginación para continuar con su interpretación.

Además, la publicidad procedente de la marca Desigual, en concreto los anuncios conocidos por los mensajes Feliz día de la madre,  Yo me atrevo y Tengo un plan, ha sido criticada por el machismo que destilan las historias narradas durante los espacios publicitarios. De todas formas, sus representantes siempre han defendido que éstas no secundan el sexismo, si no que potencian el optimismo de vivir día a día exprimiendo cada momento. Nuestras campañas son un grito a la liberación de la mujer, una invitación a que éstas persigan sus objetivos y tomen las riendas de su vida: Tú decides.

 

En el mundo de los sueños

La vida es una constante de oportunidades, de nuevos descubrimientos, de aventuras inesperadas, de  risas elocuentes y de éxitos, sobre todo de éxitos. También hay fracasos, aunque estos nunca se cuentan, nunca se muestran. Todo lo que se comparte a través de las redes sociales engloba a lo primero, a la felicidad extrema y perpetua. Con la búsqueda de la popularidad se pone en marcha un proceso que se fundamenta en colocar a la propia persona como protagonista de una historia que se narra a través de Instagram o Facebook respetando en mayor o menor grado la realidad. No hay cabida para las imperfecciones. Lo publicado ha de ser idílico, ya que el objetivo que se persigue, al fin y al cabo, es conseguir provocar cierto sentimiento de admiración en todo aquel  que llegue hasta nuestras fotografías.

maxresdefault

Es tal la ambición y el narcicismo que puede generar este estilo de vida, en el que disparar selfies forma parte de la rutina diaria, que la presión por guardar esa apariencia de perfección acaba por sobrepasar los límites. Essena O’Neill, modelo australiana de 19 años cuya historia fotográfica era seguida por medio millón de personas en su cuenta de Instagram,  anunció hace varios meses que todo lo que había llegado a compartir en su perfil era mentira. Ha desvelado varios de los secretos que se escondían tras sus imágenes en un intento de mostrar al resto de los jóvenes la gran presión que hay en estar obsesionado por la popularidad, la aceptación social y los likes.

Llegué a tomarme hasta cincuenta fotos iguales antes de conseguir la definitiva, abronqué a mi hermana hasta que consiguió sacarme perfecta en la imagen y muchos de los chicos que aparecían conmigo en las instantáneas eran “novios contratados”, confiesa. Quería ser como las chicas a las que yo seguía de pequeña en Instagram o en blogs: bonita, importante, poderosa, alegre… Y lo conseguí, aunque eso no me hizo feliz, me sentía sola y presionada dejando que fueran los números los que me definieran como persona. Lo tenía todo, y era como si no tuviera nada. Tras estas revelaciones (disponibles en su canal de Youtube), Essena O’Neill ha eliminando sus más de 2000 fotografías en Instagram y ha puesto una página web  a disposición de todos aquellos que como ella estén sometidos a la presión de ser aceptados en redes sociales. En ella muestra algunas fotos de su antiguo Instagram que van acompañadas de un pie de imagen en el que la joven explica lo que hay detrás de lo se ve

Sin embargo, Essena O’Neill no ha sido la única que ha  intentado vender una vida basada en la belleza, el lujo, la exclusividad y la felicidad. Estamos ante una generación que se siente representada en las siglas YOLO (You Only Live Once, sólo se vive una vez). De hecho, este es el lema de Jay Alvarrez y Alexis Ren, dos jóvenes estadounidenses de 20 y 19 años que recorren el mundo recopilando material visual de todos los lugares que visitan. Han construido en sus perfiles de Instagram una historia de cuento de hadas que ha conseguido encandilar a millones de personas. Sus aventuras por islas desiertas y playas paradisíacas practicando paracaidismo, submarinismo o surf y la destreza fotográfica de Alvarrez, así como del equipo que les acompaña en sus viajes, han posicionado a esta pareja entre las más admiradas de las redes sociales. Su forma de vida queda fuera del alcance del ciudadano medio ya que el ritmo de gasto es continuo y desmesurado. No obstante, para ellos el dinero no es un problema, pues viajar se ha convertido en su trabajo. Sin embargo, no pretenden ofrecer una imagen de derrochadores, sino inspirar a los jóvenes a través de sus fotografías y vídeos, potenciar en ellos la creatividad y la originalidad y hacerles ver que es posible cumplir los sueños.

Jay-Alvarrez-and-Alexis-Ren-Summer-2015-04

Por su parte, el fotógrafo y modelo de origen hawaiano ha defendido las aventuras que muestran en las redes sociales: “sabemos que la vida que llevamos puede parecer falsa porque para mucha gente es impensable. Para mí la normalidad pasa por practicar surf, paracaidismo, hacer fotos y… divertirme. La mayoría de la gente va al colegio y al trabajo… Pero nosotros no hemos crecido así. No es cuestión de sentirse orgulloso; simplemente hay que entender que hay muchos estilos de vida diferentes y que no todos pueden comprenderse.” Tanto él como Alexis también han llegado a pronunciarse en contra de la opinión de Essena O’Neill alegando que todo lo que la joven australiana ha declarado constituye un puro intento de publicitarse a sí misma.

jay-foto2

Son dos caras de una misma moneda: lo positivo (Ren y Alvarrez) y lo negativo (O’Neill) unidos por la condición de guardar las apariencias. La cuestión a fin de cuentas es simular ser, estar o pensar. Fingir que todo va bien cuando nada sale como se pretende.

Una pastelería en Tokio. El miedo a la lepra

una pasteleria en tokio_tokue_sentaro Aunque tengo la mala costumbre de hacer spoilers en los propios títulos de mis entradas –lo siento–, me gustaría reiterarlo una vez más, y es que el tema de esta entrada es precisamente el golpe de efecto de la japonesa Una pastelería en Tokio. En un principio, esta película trata sobre tres personas unidas a través de la pastelería de dorayakis que regenta una de ellas, Sentaro. La sorpresa llega a mitad del filme, cuando se descubre que Tokue, la anciana que ayuda a Sentaro a la hora de fabricar “anko” –el relleno de judías rojas de los dorayakis–, sufre de lepra.

A partir de este descubrimiento, ya no solo por parte de Sentaro sino también por parte de los compradores usuales de dorayakis, somos espectadores de cómo la sociedad da la espalda a los enfermos de lepra: la afluencia de clientes a la pastelería cae en picado como resultado de tener a una leprosa trabajando manualmente los dorayakis. Si bien es comprensible en cierto modo sentir reparo por comer algo que ha estado en contacto con una piel con protuberancias de la lepra, esto es fundamentalmente por desconocimiento de la lepra.

una pasteleria en tokio_tokue_dorayakisLa lepra ya no es un peligro para la sociedad, una enfermedad altamente contagiosa cuyo único modo de prevención es no acercarse a aquellos que la sufren, como en Ben-Hur, en la que hacía falta un milagro para curarse. La enfermedad de Hansen –ese es el nombre oficial de la lepra– no solo no es muy contagiosa, sino que no es contagiosa en absoluto si el infectado sigue el tratamiento médico correspondiente. Sin embargo, el desconocimiento y los prejuicios llevan a que más de 180 000 personas en el mundo –dato de prevalencia en 2013 según la OMS– estén marginadas socialmente.

En Una pastelería en Tokio, Tokue vive en un sanatorio para leprosos. Indagando en la historia de Japón, llama la atención la existencia de este leprosario teniendo en cuenta que la ley de prevención de la lepra lleva veinte años derogada. Esta ley condenaba a los enfermos de lepra y sus familiares a trasladarse desde su casa a estos centros, que eran como cárceles, según el testimonio de uno de los enfermos recogido por El Diario. De esta forma, nos encontramos con que, aunque ya nada obliga –al menos teóricamente– a los enfermos de lepra a aislarse de la sociedad, los cuarenta años en que la ley de prevención de la lepra estuvo vigente ha creado un estigma social del que es difícil desprenderse. Por tanto, y como le pasa a Tokue en el filme, puede resultar más fácil vivir en un leprosario junto a otros enfermos que no se temen que intentar reintegrarse en una sociedad que da la espalda.

una pasteleria en tokio_tokue

Los leprosarios que perviven en la actualidad están abocados a desaparecer, no solo por su falta de obligatoriedad sino porque en ellos únicamente viven personas mayores, como en Una pastelería en Tokio. Como decía antes, la vida en la actualidad no es Ben-Hur: un milagro ya no es el único modo de salvarse de la enfermedad y del consiguiente rechazo social, y es que la enfermedad de Hansen tiene cura desde los años ochenta. Según la doctora Pérez López en declaraciones a La voz de Galicia, “la lepra es perfectamente curable en un plazo de seis a doce meses y con la aplicación de tres potentes drogas muy específicas”. Así, los residentes en estos asilos son aquellos a los que la enfermedad ya había afectado antes de esta fecha.

Aunque los leprosarios vayan a desaparecer y con ellos gran parte del estigma social que conlleva padecer la enfermedad de Hansen, es necesario que no silenciemos el trato que reciben sus miles de enfermos. El rechazo a la enfermedad en todas sus variantes y a aquellos que la sufren no deja de ser la manera que tiene la sociedad de manifestar su miedo a la muerte, pero no por este instinto se ha de aislar a parte de la sociedad. Son personas iguales que las demás, con la única diferencia de haber tenido la desgracia de contagiarse con una enfermedad con tantos prejuicios.

 

Créditos: Todas las imágenes de esta entrada han sido extraídas del tráiler de Una pastelería en Tokio, disponible aquí.

 

#IISemanaPeriodismoUC3M

Del 18 al 21 de abril tuvo lugar la II Semana del Periodismo en la UC3M. Fue organizada por la Delegación de la Facultad de Humanidades, Comunicación y Documentación de la Universidad Carlos III de Madrid, con el objetivo de analizar los diferentes medios de comunicación existentes y reflexionar sobre el futuro de los estudiantes en la profesión. Asistieron numerosos y relevantes invitados relacionados con el gremio periodístico, los cuales dieron numerosas claves para superar la carrera e introducirse en el ámbito de la comunicación a los estudiantes que asistieron o que lo vieron a través de Periscope.

El lunes fue el día dedicado a la radio, durante el que se habló acerca del presente y futuro de este medio, con Pablo Morán y Manu Tomillo como invitados. A través de ambos, se logró expresar el contraste entre los tipos de radio, pues el programa Punto de Fuga, dirigido por Pablo Morán, se emite en Cadena Ser, que posee un formato tradicional; mientras que Carne Cruda, donde trabaja Manu Tomillo, se trata de un medio independiente financiado por sus oyentes que emite online mediante podcasts. Ambos coinciden en que la radio necesita evolucionar y adaptarse a los nuevos tiempos. Una de las frases destacadas, referida al transmedia o la emisión desde varias pantallas, fue: “Hay que ofrecer un envoltorio que atraiga y luego incluir contenido de calidad en su interior”. Además, tras esta conferencia, el tema se especializó en los nuevos formatos de radio, donde participaron Toni Garrido, de Los 40 Principales, y José Antonio Ponseti, de M80 Radio, enfrentados por oposición de géneros radiofónicos a Miguel Álvarez-Fernández, de Radio Clásica, y José Iges, de Radioartnet. Estos cuatro invitados debatieron de una manera acalorada sobre la relación entre arte y comunicación.

El martes se habló de periodismo satírico, con la participación de Iñaki Berazaluce, de Strambotic; Tomás Serrano, ilustrador de El Español;  y Juanjo Cuerda, de El Jueves.  En esta charla, se aportaron datos y opiniones sobre la censura, con el foco sobre la autocensura desde el propio comunicador. Posteriormente, en la conferencia acerca del periodismo en la universidad, participaron los medios presentes en la UC3M (La Dispensa y Radio Charlie) y en la Universidad Complutense de Madrid (Infoactualidad e Inforadio). Esto permitió que el público comparara la situación de ambas universidades respecto a la independencia de dichos medios, aunque ninguna de las dos los ha adoptado completamente, apoyándolos de una manera insuficiente o nula en algunos casos.

El miércoles se dedicó a la televisión. Por un lado, Pablo Simón y Pedro Riera, profesores del nuevo Máster de Análisis Político y Electoral, explicaron la función política de este medio y la diversidad de opiniones sobre las consecuencias de realizar una campaña electoral basada en la exposición mediática. Por otro lado, Paco Lobatón y Josu Miren Abásolo Delgado analizaron el medio televisivo en la actualidad desde la perspectiva propia, al trabajar ambos en TVE.

El jueves, Marta Gómez-Rodulfo y Gabriel Pecot afirmaron que el periodismo freelance se trata del futuro de la profesión, ya que permite elegir sobre qué y cómo comunicas. Sin embargo, se debe mantener una determinada rutina, hallando el punto medio de trabajo diario; y a veces es necesario decir que no a algunas propuestas “para decir sí a uno mismo”. Además, ambos coincidieron en la obligatoriedad de salir de España para descubrir el valor de este tipo de periodismo. Entre otras, destacó la frase “el compromiso del periodista es con sus historias”.

El cierre de esta semana se produjo con David Gómez y José Luis Avilés contando su experiencia sobre el periodismo fuera de la universidad. Tras salir de la UC3M, crearon Hoja de router, un medio que trata de tecnología, una temática prototípica, pero desde una nueva perspectiva que la hace llegar al público de una forma comprensible y entretenida. Ellos lograron transmitir al público la pasión por la profesión periodística, motivando a los presentes para trabajar desde el primer curso de la carrera en lo que se quiere ser, pues nunca es pronto para ello y, como dijeron, “teníais que haber empezado ayer”.

II Semana del Periodismo UC3m

ABAYA

(dícese de las túnicas oscuras que visten algunas mujeres musulmanas)

Las mujeres árabes luchan por cambiar la imagen que los medios, y en general, la población de occidente tiene de ellas, y es en la moda donde enc11796384_893667487369394_9141892662153592638_nuentran su mejor aliado para impulsar esa metamorfosis que les permita ser más libres e independientes. La combinación de diferentes prendas, estampados y tejidos propia de los países de Oriente Medio ha atraído a numerosos modistos que no han dudado en apostar por colecciones destinadas a la mujer árabe. Con motivo de ello se ha desencadenado la reciente polémica; una confrontación que enfrenta a distintos diseñadores. Grandes marcas han adoptado la decisión de ampliar su mercado debido a la rentabilidad que presenta este sector en los países árabes, nuevos oferentes de las mejores condiciones para comercializar productos.

Ante la aparición de los denominados “burkinis”, mezcla de las palabras burka y bikini, que Marks & Spencer sopesa poner a la venta, Pierre Bergé, cofundador de Yves Saint Laurent, rompe el silencio matizando que la moda ha de estar a disposición de la mujer para hacerla sentir más bonita y más libre. La moda, dice, ha de entenderse como una herramienta que trabaje a favor de la igualdad y no como un aliado de esos gobiernos y sistemas que instauran los parámetros por los que ha de regirse el vestuario femenino. El diseñador francés aboga por combatir las estrictas normas sobre la vestimenta en los países arábigos y dar la posibilidad a la mujer de decidir por sí misma. Los atuendos de Oriente Medio son vistos como una forma de esclavización de la mujer, de allí que Yves Saint Laurent pida que las grandes empresas olviden el dinero y se centren en los principios morales y éticos.

large

Sin embargo Dolce&Gabanna, DKNY, Tommy Hilfiger y H&M y Mango (en una versión más económica) son algunas de las marcas que se decantan por crear una línea de prendas de corte musulmán, pues son muchas las mujeres que siendo educadas e independientes eligen vestir así. De esta forma, apuntan que acercar la actualidad, la comodidad y la elegancia a ese colectivo no constituye ningún delito. En este caso, la opresión y la ocultación pasan a considerarse como otra forma de belleza, de igual modo respetable.

tumblr_nq7s74Hlq11u6hqv0o1_1280

Fotografía de la campaña My Stealthy Freedom

Además, Pierre Bergé no debería preocuparse puesto que ya son muchas las mujeres que se movilizan por cambiar el mundo en el que les ha tocado vivir. De esta manera, se han puesto en marcha campañas como My Stealthy Freedom, movimiento iraní que reivindica que llevar o no el velo ha de ser una decisión y no una obligación. Internet se ha llenado así de fotografías de madres, esposas e hijas sin hijab y con el pelo al viento, pidiendo en silencio el incremento de la igualdad y la libertad.

 

Fotografía The Theran Times

Fotografía tomada del Tumblr The Tehran Times

Vestir de una manera no implica olvidar las creencias, y de hecho, es la idea que Araz Fazaeli, diseñador de moda y responsable del blog
The Tehran Times
, pretende difundir. A partir de las fotografías de street style que colman el muro de su Tumblr, muestra combinaciones de prendas arriesgadas y atrevidas que llevan mujeres iraníes sin perder su esencia. Y en Underwrap, agencia de modelos musulmanas fundada por Nailah Lymus, se repite el mismo mantra: ser libre para elegir la vestimenta no implica olvidar y dar la espalda a tus convicciones.

Criticar es hipócrita. ¿No deberíamos abrazar las diferencias en vez de oprimirlas?, se pregunta Alia Khan, directora del Consejo Islámico de Moda y Diseño. ¿Por qué no romper los límites, combatir los estereotipos y dar una voz propia a cada mujer que la necesite? El objetivo, al fin y al cabo, es que todas encuentren algo que les quede bien y con lo que se sientan bonitas. No hay reglas en la moda.

Langosta. Solterofobia

Langosta the lobster hotel colin farrell ben wishaw

Si en mi post anterior os hablaba del amor y el papel que podía ejercer la tecnología en este aspecto, hoy os traigo un tema que mencioné por encima: la presión social de vivir en pareja. Ha querido la casualidad que el otro día acabase viendo Langosta y que precisamente tratase sobre esto mismo.

La verdad es que Langosta es una película extraña donde las haya, como ya nos muestra la sinopsis de IMDb (obviamente, traducida a mi manera): “En un futuro distópico cercano, los solteros son llevados al Hotel, según las leyes de La Ciudad, donde se les obliga a encontrar pareja en cuarenta y cinco días. Si no lo consiguen, serán transformados en animales y enviados al Bosque”. Haciendo a un lado todos los momentos surrealistas que no tienen ni pies ni cabeza, como la transformación de los solteros en animales, la caza de solteros humanos y el propio final, destaca la imposición social de tener pareja.

Langosta the lobster colin farrell rachel weisz the woods                Que la presión social por encontrar pareja en la sociedad occidental sea menor que en la oriental (más concretamente China) no quiere decir que no exista. En una cierta escena, la directora del Hotel explica que “las cosas se hacen mejor en pareja”, con su correspondiente dosis de machismo puesto que se representa teatralmente los peligros que tiene para una mujer ir sola por la calle, solucionado si se va acompañada por un hombre. La idea de que las mujeres están más seguras acompañadas por un hombre, por lo que necesitan un novio, es algo presente en nuestra sociedad de forma subliminal, y es que se acepta que vivimos en una sociedad machista y que las mujeres no se valen por sí solas, no pueden defenderse. Es una muestra más de lo mucho que seguimos necesitando el feminismo, por mucho que algunos digan.

Este estigma machista que pervive aun hoy en día se junta a la idea de que alguien de cierta edad que no tenga pareja es un/a bala perdida, alguien con un problema. De hecho, esto se dijo –una vez más– en el programa del martes 19 de First Dates, ese programa televisivo tan discutible que ha estrenado hace poco Cuatro. La conclusión: por alguna extraña razón, la sociedad quiere que vivamos en pareja. Ser soltero no es una verdadera opción.

El resultado más destacable de esta “solterofobia” –que obviamente no es el nombre científico– es la anuptafobia. Es decir, la imposición social de encontrar pareja conlleva que, a nivel personal, las personas tengan miedo de quedarse solteras. Temer quedarse soltero es, lamentablemente, algo comprensible en una sociedad que siente cierta desconfianza hacia aquellos que no encuentran pareja. En Langosta, la anuptafobia está justificada mediante la transformación en animales de los solteros, pero la verdad es que esto no deja de ser la respuesta de la sociedad ante lo que yo llamo solterofobia. Por eso mismo –y ojo, que esto podría considerarse spoiler–, El Cojo y la Señora de las Galletas representan las consecuencias que puede tener para el individuo: o bien permanecer en una relación tóxica en la que se engaña a la pareja para fingir tener algo en común, o incluso el suicidio. Lo último me parece más una dramatización o una reacción ante el miedo a la muerte, pero en todo caso los suicidios ocurren en muchos casos por incomprensión o presión social.

langosta the lobster colin farrell transformation room     Al margen de la anuptafobia, algo que también me ha llamado la atención es una de las normas del Hotel, que recoge Fotogramas: “Cada persona tiene un rasgo distintivo de personalidad. Para encontrar a tu pareja ambos deberéis compartir ese mismo rasgo”. En la película, los rasgos distintivos son mayormente defectos, en uno u otro nivel: cojera, hemorragias nasales, crueldad… Que cada uno lea en ello lo que quiera. La afinidad es la base de la pareja pero Yorgos Lanthimos, el director, se ríe de aquello que consideramos rasgos comunes. Sobre todo en el final, con el que muestra la pervivencia de los estereotipos en nosotros por mucho que los rechacemos.

En definitiva, Langosta desglosa las bases de una pareja, los miedos y los estereotipos y los da forma, creando un cuento distópico. La solterofobia es un hecho –aunque no el nombre– y está en nuestra mano ir eliminándola poco a poco, dejando de mirar por encima del hombro a los solteros, por ejemplo.

 

Créditos: Todas las imágenes de esta entrada han sido extraídas del tráiler de Langosta (The Lobster), disponible aquí.

INTRODUCCIÓN: SI YO DIGO MODA, TÚ DICES…

III

 

La moda es ese concepto que se viene asociando con lo frívolo, lo superficial y lo egocéntrico. De hecho, cuando se analiza la palabra moda se tiende a pensar en belleza, modelos, cánones, prendas de vestir, exclusividad, lujo, colecciones y diseñadores.

Y, ¿qué hay más allá? ¿Qué sucede si damos un paso más y no nos quedamos en las tendencias, en las pasarelas o en el esplendor? Es entonces cuando la moda adquiere más sinónimos, otras concepciones equivalentes que radican en extremos opuestos: en lo positivo, pero también en lo negativo.

De esta forma, se llegan a conclusiones inquietantes ante las que no es posible evitar un cosquilleo de repulsión debido a que en el fondo, el objetivo de  la industria textil es que se compre la mayor cantidad posible en un reducido espacio temporal; fomentar el gasto y el exceso y obtener así beneficios de manera rauda y sencilla. El resultado de ello crea en el ciudadano presumido y elegante (entendido éste como persona que disfruta arreglándose) la necesidad de adquirir nuevas prendas para no sentirse desfasado, pues a medida que aparecen nuevas colecciones las anteriores van quedando obsoletas, lo que provoca que muchas veces las prendas no lleguen a lucirse en más de una ocasión. A estas alturas resulta un reto negar que la moda es economía pura, dinero en movimiento e intereses que salvaguardar.

Y, ¿en qué se apoya esta industria para llegar a una masa mayor de consumidores? En la publicidad, claro está. Estamos ante un tipo de promoción que, aún a día de hoy, radica en el sexismo y en el fomento de la delgadez como canon de belleza.

 

pp

Campaña de Tom Ford criticada por su sexismo. La imagen habla por sí misma.

Tampoco conviene olvidar que puesto que nos hallamos ante un gigante que fomenta el gasto a partir de incrementar de manera constante el número de piezas en sus colecciones, éste va a buscar los instrumentos que le permitan alcanzar dicha meta al menor coste. Entra en escena la mano de obra barata que trae consigo explotación de los trabajadores, deslocalización industrial y trabajo infantil. Sólo así se cumplen las expectativas de las empresas textiles.

A lo largo de las próximas entradas se ampliarán por separado estas polémicas con el fin de analizar este ámbito y tomar conciencia de temas a los que no siempre se da la importancia que requieren. La moda pasa a un segundo plano porque parece que sólo interesa a un pequeño segmento de la población, y sin embargo, nos encontramos ante contenidos que afectan a la sociedad en su conjunto. La eliminación de las injusticias y las desigualdades entre sexos debe ser llevada a cabo en todos los sectores y la industria de la que hablamos también ha de ser incluida.

No obstante, y a pesar de todo lo presentado hasta aquí, la moda no debe ser menospreciada porque en resumidas cuentas representa la forma de expresión de una sociedad determinada en un espacio y tiempo específicos; y eso es arte, es historia y es cultura.